viernes, 16 de diciembre de 2016

Un niño arabe de 12 años ha intentado una matanza en un mercadillo de Navidad de Alemania

La Fiscalía Federal alemana ha tomado el caso de un niño germano-iraquí de 12 años detenido por intentar, entre otros, atentar el mercadillo de Navidad en Ludwigshafen, ciudad en la que nació, se radicalizó y desde donde ya el pasado verano pensaba viajar a Siria para unirse al autodenominado Estado Islámico.
El 26 de noviembre un expositor en el mercadillo vio una mochila sin dueño y alertó a las fuerzas de seguridad. En su interior se encontró un bote de cristal con una mezcla que incluía sustancias procedente de fuegos artificiales y bengalas, altamente explosiva pero con fallos de fabricación, por lo que no detonó.
Este niño asesino y criminal es otro de los fiascos que demuestran que la integración no es posible con muchos miembros de la raza árabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario